Detecta y corrige errores en la WoS (II): artículos no incluidos y citas perdidas.

Detecta y corrige errores en la WoS (II): artículos no incluidos y citas perdidas.

Reclama artículos no incluidos

Si detectas que la Web of Science no recoge todos los artículos que has publicado puedes solicitar su inclusión. Ten en cuenta que esto último solo sirve para revistas indizadas por la WoS. Así que, antes de enviar una solicitud para agregar registros, asegúrate de que ese artículo se publicó en una revista dentro de la cobertura de la WoS, buscando la publicación en The Master Journal List.

Una vez comprobado, en el mismo formulario en el que se pueden solicitar diferentes tipos de cambios, elige en “Type of Change”, “Missing Article”.

Si tuvieras que reclamar varios artículos u otros cambios a la vez, hazlo agregando todos en la plantilla que facilitan, una hoja Excel que deberás adjuntar cumplimentada al final de la página.

Recupera citas perdidas

En el caso de que detectes que WoS no recoge alguna cita en alguno de tus artículos, sigue estos pasos:

  • Empieza buscando la referencia de tu artículo en  la búsqueda básica y comprueba el número de citas que tiene.
  • Ahora ve a Búsqueda de referencia citada para encontrar artículos en los que se citan tus trabajos y busca por título de revista y autor. Introduce tu nombre desde el listado ofrecido, seleccionando las distintas variantes. Elige también seleccionando del índice las distintas variantes que muestra el título de la revista y usa las abreviaturas que nos ofrece la WoS.
Búsqueda de referencia citada por variantes de autor y abreviatura de título de revista
  • Si en los resultados de esta búsqueda encuentras alguna cita perdida, puedes solicitar su inclusión. Esto se puede haber producido por diversas razones, como que hayan citado de forma diferente al artículo (por ejemplo, en un idioma distinto).
  • Antes de nada, clica en el artículo que lo cita y copia el identificador. Ve también a la referencia citada y localiza su número de acceso.
  • Para que la WoS corrija esto y este trabajo se contabilice en las citas recibidas ve al registro de tu artículo y clica en Sugerir una corrección. De nuevo en el formulario, rellena datos personales -los de la revista salen por defecto- y elige “Web of Science Platform” en “Business Line” y “Times Cited” en “Type of Change”.
Formulario para la solicitud de cambios y corrección de erratas
  • Si se trata de un solo cambio, en “Change requested” incluye una frase similar a esta: “The article WOS: 000341513000008 has been cited by the article WOS:000454602200002. Could you please check it and update the citation count”.
  • Recuerda que si vas a pedir varios cambios, como varias citas perdidas, te interesa descargar la misma plantilla de Excel en Multiple Request Template y subir el archivo al final del todo.

En todos los casos, cuando envíes la solicitud te llegará un correo de confirmación. En el plazo aproximado de tres semanas, o incluso antes, observarás la corrección en WOS. Algunos cambios se procesan más rápido y otros, especialmente los cambios de referencia citados, pueden tardar mucho más.

Sería interesante que los autores repitieran periódicamente este análisis con el objetivo de asegurar la correcta indexación de su producción científica en la colección principal de la WoS. Un procedimiento parecido debería seguirse en Scopus.

Foto de Windows en Unsplash

Detecta y corrige errores en la WoS (I): errores en tu nombre de autor

Si como autor has encontrado en la Web of Science errores en tu firma, títulos de artículos mal escritos o que directamente no se registran y artículos con menos citas recogidas de las que deberían tener, u otras erratas, puedes utilizar el formulario en línea que proporcionan para plantear estos errores y solicitar cambios.

Comprueba si tu nombre tiene más de una variante

Los errores en los nombre de autor, como el orden de los apellidos o iniciales mal interpretadas, son frecuentes. Los autores españoles, al tener dos apellidos, a veces firman con uno y otras con dos, dando lugar a una dispersión de registros muy perjudicial para la correcta indexación de su producción científica en la colección de la WoS.

Comprueba, en primer lugar, si tu nombre se ha introducido bajo diferentes denominaciones. Para localizar estas disparidades, desde Búsqueda de autores realiza la Búsqueda por nombre, introduciendo cuantas variantes creas que pueden darse en tu nombre y apellidos.

Búsqueda de variantes de nombre de la profesora Maria de la Fe Rodríguez Muñoz

Si detectas que tu nombre de autor aparece con distintas firmas y tu producción no está unificada, solicita la corrección. Debes hacerlo publicación por publicación. Repasa todos los registros, comprueba que son realmente tus publicaciones y decide tu firma científica, a la que deben estar asociados todos tus trabajos. Elige tu firma teniendo en cuenta las recomendaciones que hace la FECYT para aumentar la visibilidad y evitar duplicidades. También esta guía de la Biblioteca te explica cómo firmar correctamente.

En cada una de las referencias, la WoS te ofrece, en la parte inferior derecha, el enlace Sugerir una corrección, que te lleva al formulario en el que debes escoger, en “Type of Change”, “Author Name”. En “Change Requested” describe el error encontrado y la propuesta de modificación. Por ejemplo, «cambiar la entrada de nuestro autor que está como Fe Rodriguez-Munoz, Maria».

Verifica tu registro de autor.

WoS también da la opción de Verificar tu registro de autor y obtener un registro de autor verificado haciendo clic en «Reclamar este registro» en tu página de registro de autor.

Sólo los autores podéis reclamar vuestro Registro de Autor, y debéis hacerlo después de identificaros en la WoS con vuestra cuenta personal, para evitar la duplicación de vuestro perfil.

Registro de autor reclamado

Un registro de autor es un conjunto de documentos escritos por la misma persona. Sin embargo, los documentos de un autor pueden aparecer en varios registros, o un registro de autor puede tener un documento asignado incorrectamente. Por eso es importante reclamar vuestro registro. Previamente debéis tener una cuenta de Publons, otro producto de la WoS, un perfil público que permite a los investigadores gestionar, rastrear y mostrar sus contribuciones a la investigación.

Así, cuando actualices tu lista de publicaciones en Publons te enviarán automáticamente una solicitud para actualizar este registro de autor. Recuerda utilizar la misma dirección de correo electrónico en tus cuentas de la Web of Science y Publons para evitar la duplicación de tu perfil.

Foto de Darius Bashar en Unsplash

Nueva edición de Journal Citation Reports (JCR) y nuevo indicador

Con la publicación de la edición 2020 del Journal Citation Reports (JCR), tradicionalmente se da por inaugurado el verano. Sin embargo, en esta ocasión, no se trata solo de la actualización del impacto de las revistas de Ciencias y Ciencias Sociales, sino que esta nueva edición va acompañada de relevantes novedades. La primera y más evidente, aunque no más importante, es el cambio de la interfaz y de la presentación de resultados.  

15 revistas de la UNED, por primera vez en JCR

En primer lugar, estos cambios en JCR vienen a reconocer la calidad de muchas de las revistas de nuestra universidad. Hasta ahora, la UNED únicamente contaba con una revista en JCR: Educación XX1. En la edición de 2020, son 16 revistas las incluidas en este índice.

  • Educación XXI
  • Revista de Derecho Político
  • Teoría y Realidad Constitucional
  • Revista Española de Educación Comparada
  • Historia y Memoria de la Educación
  • Revista Española de Orientación y Psicopedagogía
  • RIED.Revista Iberoamericana de Educación a Distancia
  • SIGNA
  • ELIA
  • Rhythmica. Revista Española de Métrica Comparada
  • Endoxa
  • Investigaciones Fenomenológicas
  • Espacio Tiempo y Forma. Serie III, Historia Medieval
  • Espacio Tiempo y Forma. Serie VII, Historia del Arte
  • Empiria
  • Acción Psicológica

Desde aquí queremos dar la enhorabuena a todas ellas porque, de alguna manera, significa un reconocimiento al gran trabajo que realizan y a su preocupación por publicar investigación de calidad. Podéis encontrar más información sobre posición, cuartiles e indicadores en la guía Herramientas de análisis de la actividad investigadora.

Journal Citation Indicator (JCI), el nuevo indicador

Asimismo, una de las novedades más destacables es su cambio de filosofía: mientras hasta ahora solo se incluía el indicador Journal Impact Factor (JIF), elaborado con las revistas de Science Citation Index Expanded (SCI) y de Social Sciences Citation Index (SSCI); ahora han incluido el indicador Journal Citation Indicator (JCI), elaborado a su vez con las revistas de Arts & Humanities Citation Index (A&HCI) y de Emerging Sources Citation Index (ESCI).

Además, el nuevo JCI está basado en las citas recibidas por una revista durante 3 años de publicación ─a diferencia de los 2 años que considera el JIF─. Así, en esta nueva edición de JCR, aparecen ambos indicadores en las revistas de SCI y SSCI; y solo el JCI, para las de A&HCI y ESCI.

El JCI, por un lado, puede mitigar la desventaja que sufrían algunas revistas, principalmente las de Humanidades, al no contar con indicadores ni ranking en JCR. Por otro lado, la horquilla de 3 años para la recolección de citas resulta más pertinente para disciplinas de CC. Sociales y Humanidades que tienen unos periodos de cita mucho más prolongados.

Aunque este nuevo indicador no está diseñado para evaluar investigadores individuales, puede ser un buen complemento a los que ya existen y, de cualquier manera, llena el vacío que tenían las revistas de amplios campos de la Ciencia.

Por último, queremos recordar que Clarivate ha organizado un webinar sobre el nuevo JCR, el 21 de julio. Más información AQUÍ

Foto de Kristopher Roller en Unsplash

Alternativas en la evaluación de la investigación

El modelo de evaluación de la investigación lleva años en entredicho. Numerosas voces han alzado la voz en numerosas ocasiones en contra de un modelo que prima principalmente a los indicadores bibliométricos, en general, y a los índices de impacto de revista, en particular.

Emilio Delgado López Cózar, Ernest Abadal, Ismael Ràfols publicaron el pasado mayo un llamamiento a las autoridades con el título Carta: Por un cambio radical en la evaluación de la investigación en España en el Profesional de la Información. En esta carta solicitan que se abandonen las políticas de evaluación de la investigación basadas en un uso indiscriminado de los indicadores bibliométricos para casi todos los ámbitos de la actividad científica y, especialmente, que se valore el desempeño individual de los académicos.

Solicitan que se abandonen las políticas de evaluación de la investigación basadas en un uso indiscriminado de los indicadores bibliométricos que se valore el desempeño individual de los académicos.

Carta: Por un cambio radical en la evaluación de la investigación en España

En la misma repasan los efectos tóxicos que este abusivo empleo de indicadores bibliométricos está generando, tras describir los usos en los que se está empleando el Journal Impact Factor, para a continuación dar cuenta de algunas iniciativas que se están introduciendo en diferentes campos académicos y regiones del mundo, como alternativas a la bibliometría y para mejorar los procesos de evaluación.

La carta se dirige finalmente a los líderes políticos en España para que las adopten y desarrollen.

Una de estas iniciativas es la Declaración DORA sobre evaluación de la investigación, a la que se adhirió hace unas semanas la Agencia Española de Investigación prometiendo «revisar todas sus convocatorias y documentos de soporte a la evaluación para asegurar su correcta implementación».

Algunas de las recomendaciones más destacadas de DORA para mejorar la forma en que se evalúa la calidad de la producción científica son:

  • No utilizar métricas basadas en revistas, como el factor de impacto, como una medida sustituta de la calidad de los artículos de investigación individuales, para evaluar las contribuciones de un científico individual, o en las decisiones de contratación, promoción o financiación.
  • El contenido científico de un artículo es mucho más importante que las métricas de publicación o la identidad de la revista en la que fue publicado.
  • Considerar una amplia gama de medidas de impacto que incluyan indicadores cualitativos, como la influencia sobre la política y prácticas científicas.
  • Reducir profundamente el énfasis en el factor de impacto como herramienta promocional, idealmente dejando de promover su uso o presentando la métrica en el contexto de una variedad de métricas basadas en revistas.
  • Poner a disposición una variedad de métricas a nivel de artículo para alentar un cambio hacia la evaluación basada en el contenido científico de un artículo en lugar de las métricas de publicación de la revista en la que se publicó.
  • En comités que toman decisiones sobre financiación, contratación, permanencia o promoción, realizar evaluaciones basadas en el contenido científico en lugar de en métricas de publicación.
  • Impugnar las prácticas de evaluación que dependan indebidamente del factor de impacto y promover y enseñar prácticas que se centren en el valor y la influencia de los resultados de investigación específicos.

En el llamamiento a las instituciones españolas, estos profesores instan a adherirse, cumplir e implementar genuinamente los postulados de DORA y también las recomendaciones en el uso de indicadores bibliométricos señalados en el Manifiesto Leiden, no únicamente a firmar, lo que consideran serían mera operación cosmética.

Delgado, Abadal, Ràfolsomo dan ahora un paso más en su objetivo de lograr un cambio en la evaluación de la ciencia en España organizando una mesa redonda el jueves 22 de julio a las 12h, donde discutir sobre la necesidad o no de un cambio de rumbo. Buscan sugerencias, propuestas y alternativas concretas que permitan implementarlo. Os invitan a inscribiros y participar para compartir vuestras reflexiones.

Foto de ThisisEngineering RAEng en Unsplash

10 consejos para divulgar tu artículo en Twitter

10 consejos para divulgar tu artículo en Twitter

Twitter es una red social que ha alcanzado una gran implantación en el entorno académico y profesional. Promocionar tu artículo de investigación en Twitter te ayudará a conseguir más lectores y por ende más citas e impacto. Tu trabajo será más conocido y mejorará tu reputación profesional. Creemos que algunas de estas ideas te servirán para promocionar mejor tu último trabajo en Twitter:

1.Crea un tweet fijado con los datos y enlace a tu último artículo o trabajo.

2. Evita el lenguaje demasiado técnico y específico, ten presente que estás escribiendo para un público general. En lugar de reproducir el título, busca la manera de hacer llegar tu mensaje de forma sencilla y natural. Un cierto toque de humor viene muy bien para enganchar a tu audiencia.

3. Al compartir tu trabajo, no olvides etiquetar a otros investigadores (por ejemplo, @UNED), que puedan reenviar tu publicación, así como a coautores, compañeros departamentales, a tu facultad o departamento, financiadores, o a cualquier otra persona que pueda estar interesada o relacionada con tu investigación.

4. Incluye los hashtags o etiquetas relacionadas con tu investigación, que se estén usando en ese campo del conocimiento en ese momento. Si no estás muy seguro de qué hashtags utilizar, realiza búsquedas en Twitter para encontrar los más utilizados.

5. Nunca envíes únicamente el enlace a tu trabajo, añade un par de líneas y una imagen para introducirlo. Recuerda que las imágenes, vídeos o gifs atractivos, que representen tu trabajo, van a posicionar y visibilizar mucho mejor tu mensaje, no olvides añadir alguno. Sé cuidadoso con los derechos de autor de la imagen utilizando preferiblemente imágenes libres de derechos o con licencias que permitan su reutilización. Para localizar imágenes atractivas recurre a un banco de imágenes como Unsplash o Pixabay o bien utiliza alguna aplicación como Canvas o Pablo, que permite introducir texto en plantillas de forma estilosa.

6. Usa como imagen una captura de pantalla del resumen de tu artículo.

7. Haz que la información publicada sea fácil de leer. En este sentido, los emoticonos pueden ayudar a organizar la información. Las imágenes nos ayudan a retener la información.

8. Graba y comparte un resumen-vídeo de tu trabajo, explicando a los posibles lectores, con tus propias palabras, por qué deberían leer tu artículo. Basta con un vídeo de 1 o 2 minutos, que es la duración más recomendable para su difusión a través de las redes sociales. Trata de ser claro, directo y natural. Si eres PDI de la UNED, sabes que puedes contar con la ayuda del CEMAV. Al final del mismo, no te olvides de sugerir al espectador dónde o cómo puede conseguir tu artículo para saber más de tu investigación.

9. Comparte también el preprint, la primera versión del artículo antes de la revisión por pares.

10. Publica la información durante distintos días y a distintas horas, sin convertirte en spammer. La periodicidad y constancia son básicas en las redes sociales. Para una mejor planificación puede usar alguna aplicación de programación de publicaciones en redes sociales, como Hootsuite.

Más sobre esto en: Divulgar (ciencia) en redes socialesConsejos para difundir investigación y conseguir más impacto y Consejos para difundir tu investigación y conseguir más impacto (II)

Foto de Daria Nepriakhina en Unsplash

Editoriales parasitarias y spam académico

Editoriales parasitarias y spam académico

De los creadores de “Revistas depredadoras” llega ahora “Editoriales parasitarias y spam académico”, un nuevo filme ambientado en el rentable negocio de la edición científica especialmente dirigido a investigadores noveles. Publicar y recibir citas es el requisito indispensable para poder promocionar en la carrera académica, “publica o perece” es el mantra, y es en este caldo de cultivo donde se cuecen fenómenos como las revistas depredadoras, que además de pedir una tasa por publicar lo hacen con estándares laxos de revisión. Otros fenómenos de los que deben cuidarse los investigadores son las editoriales parasitarias, el spam académico, e incluso de las empresas que fabrican papers a medida con ciencia inventada o falseada con la connivencia de ciertas editoriales (Schneider, 2020).

Las editoriales parasitarias funcionan de manera similar a las revistas depredadoras. Publican libros sin someterlos a un proceso de revisión por pares que garantice su calidad y es el autor el que paga la tirada tras perder los derechos sobre su obra.

Utilizan como gancho el envío de correos electrónicos personalizados. Este spam académico es fácilmente reconocible pues se caracteriza por:

  • Alabar exageradamente al autor. Uno de los casos más típicos es el de un investigador que acaba de publicar su TFM o Tesis Doctoral. ¿Y a quién no le gusta que le ensalcen?
  • Ofrecer la publicación gratuita en forma de libro de tu TFM o Tesis Doctoral, tal cual, sin un proceso de revisión global que produzca una versión apta para todos los públicos.

Tras enganchar al autor con todas estas estratagemas, las editoriales parasitarias:

  • Le cargan con el trabajo de maquetación, edición y revisión de la obra. Una editorial seria se encarga de todo este proceso para asegurar la calidad del resultado. Así, estas editoriales se aseguran un coste mínimo, ya que solamente aportan unas plantillas tanto del texto como de la portada que son similares para todos los trabajos. Le piden que pague de su bolsillo la tirada inicial.
  • Le obligan a ceder los derechos de explotación de tu obra.
  • Deciden el precio de la obra, a un precio anormalmente caro para un investigador novel.
  • No hacen promoción de ningún tipo.
  • Ganan fácilmente dinero con los libros que el investigador trata de vender por sí mismo para recuperar algo de lo invertido.

Es importante permanecer alerta ante este tipo de editoriales que solo buscan sacar dinero al investigador, ya que las publicaciones no servirán en los procesos de evaluación de la actividad investigadora por no tener unos mínimos de calidad y no se tendrán en cuenta como mérito baremable. Publicar con ellos no sirve de nada ya que se trata, finalmente, de una forma de pago encubierta.

Para evitarlas consulta aquí la Lista de revistas depredadoras y editoriales parasitarias, que comenzó en 2008 Jeffrey Beall.

Otras alternativas a la publicación en editoriales son: autopublicar, subir el trabajo al repositorio institucional (en la UNED e-spacio) o a redes académicas de gran solvencia como Academia.edu y ResearchGate.


Averigua más en este vídeo sobre “Revistas depredadoras: cómo reconocerlas”.

Créditos foto: Yuval Levy on Unsplash

REFERENCIAS: Schneider L. (24 enero 2020). The full-service paper mill and its Chinese customers. For Better Science. forbetterscience.com/2020/01/24/the-full-service-paper-mill-and-its-chinese-customers/

Divulgar (ciencia) en redes sociales

Divulgar (ciencia) en redes sociales

La divulgación científica, más allá de ser una moda, se está convirtiendo en parte importante del trabajo del investigador y de las instituciones científicas. Son numerosos los planes de acción, convocatorias de financiación, e incentivos tanto europeos como estatales, que se están produciendo en los últimos años. En el ámbito universitario español, la creación de Unidades de Cultura Científica es una muestra clara del impulso que ya se está dando a la divulgación científica desde la Universidad.
Hasta hace poco, los investigadores que se aventuraban a divulgar ciencia, con la carga de trabajo añadida que esto supone, no contaban con un reconocimiento explícito por parte de las agencias de evaluación de la actividad investigadora. En 2018, en la última “convocatoria de sexenios”, aparecía por primera vez un campo dedicado a evaluar la actividad del profesorado universitario y los investigadores en la transferencia del conocimiento, la innovación y la difusión social.

Con anterioridad a la publicación de dicha convocatoria, se publicó la Guía de valoración de la actividad de divulgación científica del personal investigador y académico CRUE-FECYT. Esta guía pretende ser una herramienta útil para los procesos de evaluación del personal investigador en los que se considere oportuno tener en cuenta, como méritos evaluables, el trabajo desarrollado en el ámbito de la divulgación científica. Se observan, pues, señales más que evidentes de que la divulgación científica se está tomando en serio.

El poder comunicativo de las redes sociales es incuestionable hoy en día. Toda la información pasa por ellas y es allí donde está la gente, así que, si queremos divulgar, más vale que vayamos donde puedan escucharnos. Con sus más y sus menos, son una poderosa herramienta que no podemos obviar y, aunque todavía tengan algunos detractores, lo importante es el uso que hagamos de ellas.

La divulgación científica ha encontrado en las redes una herramienta sencilla de usar y con gran poder de difusión. Estas aumentan la difusión de la ciencia y la visibilidad del trabajo del investigador; permiten a los investigadores entrar en contacto con especialistas de todo el mundo, crear grupos de trabajo, atraer financiación; y, en definitiva, devolver a la sociedad un poco de lo que esta ha invertido,  no solo en términos económicos sino de conocimiento (el verdadero empoderamiento).

Entre los criterios de valoración propuestos en la Guía de valoración CRUE- FECYT, aparece recogido el uso de blogs y redes sociales.

Buenas prácticas para divulgar en redes sociales

¿Cómo actuar en las redes? Aparte de compartir contenido de calidad, no existe una clave definida para el éxito, pero están establecidas recomendaciones de carácter general y buenas prácticas que pueden servir de guía al que se lance por vez primera a este universo:

  • Cuenta lo que haces en tu trabajo o proyecto de investigación de manera que todo el mundo pueda entenderlo. Tu día a día tiene seguidores; si transmites pasión, crearás interés.
  • Participa en debates de actualidad relacionados con tu especialidad: es una buena manera de darse a conocer, completar informaciones y refutar bulos.
  • Suscríbete a fuentes de divulgación de tu disciplina y difunde información relevante aportando tu punto de vista personal.
  • Comenta efemérides científicas, presentaciones, ponencias, artículos publicados, noticias de tu especialidad.
  • El anonimato no tiene sentido si lo que queremos es divulgar. Sé auténtico y veraz.
  • El rigor no está reñido con el sentido del humor, ya lo sabían los clásicos.
  • Planifica un poco: la espontaneidad es de agradecer, pero hay que tener cierta previsión de lo que vamos a publicar para no quedarnos sin contenido durante una semana y de repente hacer muchas publicaciones seguidas.
  • Sé constante sin caer en el spam.
  • Construye comunidad: las redes son canales bidireccionales. Comenta, interacciona, responde siempre a los comentarios, retuitea, cita las fuentes.
  • Incluye imágenes y enlaces: Las publicaciones que contienen imágenes obtienen mayor número de impresiones.
  • No entres en debates estériles: si el diálogo se convierte en discusión enconada, es preferible zanjarlo.
  • Mira las analíticas para evaluar tu actuación en las redes, pero sin obsesionarte. Todas las redes sociales tienen un apartado de estadísticas que mide el alcance de tus publicaciones y que te permite evaluar la actividad que estás desarrollando

Twitter, el rey indiscutible

Twitter es la mejor opción para comenzar a divulgar en la red. Es una red muy profesionalizada, en la que la información se mueve a velocidad vertiginosa. Todos los medios de información están presentes en ella, así como instituciones científicas, académicas, y especialistas de diferentes materias que divulgan ciencia; solo hay que hacer una buena selección.
Si se quiere empezar en las redes sociales generalistas, es recomendable abrirse una cuenta en Twitter y dejar de lado las otras redes (a no ser que se disponga de mucho tiempo, en ese caso, cabría plantearse abrir un canal de Youtube o una cuenta en Instagram -olvidémonos ya de Facebook, Pinterest y otras de escasa relevancia-).

Especificidades de Twitter

  • Puedes incluir hasta 280 caracteres, pero triunfan más los mensajes cortos
  • Menciona a otros usuarios a los que creas que puede interesar tu mensaje.
  • Cuando asistas a un evento, aprovecha para contarlo en directo por Twitter.
  • Emplea hastags (etiquetas) para clasificar temáticamente tus mensajes y que aparezcan en las búsquedas.
  • Cuida el diseño de tu perfil con una imagen de cabecera y otra de perfil que te definan, en la que se te reconozca.
  • Abre hilos cuando quieras escribir mucho sobre un tema concreto.